Blog

Ampliar nuestra mirada acerca de la web social
Ampliar nuestra mirada acerca de la web social
16 Mayo, 2018
Andrés Felipe Marín Cortés

La Web Social es el conjunto de servicios de Internet que posibilitan la construcción colectiva por parte de sus usuarios. En este tipo de tecnología, las personas no se consideran consumidores pasivos de contenidos sino agentes activos que los producen. Por ejemplo, Facebook e Instagram funcionan, en parte, gracias a las publicaciones que hacemos a diario. Es decir, somos espectadores de nuestro propio espectáculo.

Desde el punto de vista de los padres, madres y/o cuidadores de los niños, niñas y adolescentes, la Web Social es generadora de preguntas como ¿A qué edad debería permitirle a mi hijo ingresar a redes sociales? ¿Qué tipo de contenidos debería permitir ver a mi hijo? ¿Cómo lo protejo de los peligros de Internet? Todos estos cuestionamientos son válidos pero para responderlos necesitamos comprender, de la manera más amplia posible, las posibilidades y riesgos a los que estamos expuestos.

Entre las posibilidades de la Web Social encontramos las formas comunicativas icónicas que sintetizan emociones complejas, el acceso rápido a la información, el aprendizaje autodidacta a través de blogs y videos tutoriales, la participación social y política gracias a la difusión de proyectos globales, etc. Por otro lado, entre los riesgos encontramos el ciberacoso, el abuso sexual infantil en línea, las dificultades para mantener la atención por largos periodos de tiempo, la ciberdependencia, entre otras. Es deber de quienes trabajamos con la infancia y la adolescencia, conocer ampliamente todos estos fenómenos, para tomar las decisiones más favorables en función del desarrollo físico, psicológico y social de aquellos a quienes acompañamos.

Reconocer que en Internet podemos encontrar las luces, las penumbras y oscuridades del mundo humano, nos ayuda a alejarnos posturas maniqueas que polarizan nuestro entendimiento sobre esta tecnología. Una mirada amplia y compleja acerca de la Web Social nos salva de caer en la tecnofobia o en la tecnofilia acrítica, y nos ofrece una perspectiva que invita a pensar que no se trata de la tecnología sino del tipo de relación que establecemos con ella y a través de ella; así entonces, hay relaciones voluptuosas que podríamos intentar mantener, y relaciones dañinas que deberíamos evitar.

Comentarios Facebook